FELIZ 2009... ¿UN SIGLO CON LAS 12 UVAS? AÑO NUEVO, ¿VIDA NUEVA?

1 comentarios miércoles, diciembre 31, 2008 a las 15:23 - Edit entry?
“Y nos dieron las uvas…”. A las 00.00h. recibiremos al 2009 y dejaremos atrás lo que han sido 12 meses, 365 días, 8760 horas… cargados de cosas; buenas y malas, alegres y tristes, sorprendentes y desapercibidas... de contrastes...

El período que empieza siempre nos lo planteamos como una renovación de la propia vida; nuevos propósitos, nuevas expectativas, nuevos momentos… pero, ¿realmente es eso cierto? Con esto quiero decir… ¿dejaremos de fumar? ¿Nos apuntaremos al gimnasio? ¿Haremos dieta? ¿Se harán realidad aquellas cosas que todos los años decimos que haremos y nunca salen adelante o seremos los mismos?

Lo que sí está claro es que “las 12 uvas de la buena suerte” cumplen 100 años… o eso confirman algunas teorías, ya que otras lo niegan… luego muy claro no parece estar tampoco…

En 1909, hubo una cosecha muy rica, la cual propició que los viticultores españoles las repartieran y aumentaran el consumo.

Actualmente, intentamos darnos prisa en la cena, a veces llegando apurados para poder comerlas sin atragantarnos.

En EEUU, se realiza la “Countdown”, o lo que viene siendo “Cuenta Atrás”: 10, 9, 8… y cuando llega el: 3, 2, 1… se besan con la persona más cercana y la desean un feliz año…

Espero que esta noche celebréis con felicidad y esperanza los nuevos tiempos que llegan. Y que el día 1, en Año Nuevo, os marquéis metas por las que luchar verdaderamente…

Feliz 2009…

Diario de un "tio" emocionado

7 comentarios martes, diciembre 30, 2008 a las 16:01 - Edit entry?
No sabría muy bien cómo explicar lo que siento.

El 26 de diciembre, a las 11:30h., me encontraba en la sala de espera de una clínica muy conocida de Madrid.

Aunque nos iban llegando noticias cada cierto tiempo sobre lo que estaba aconteciendo, cada vez estaba más nervioso… Miraba a la gente que había allí; una señora con cara de incertidumbre, un matrimonio preocupado leyendo el periódico, algunas futuras mamás que tenían cita, médicos y enfermeras entrando y saliendo de los quirófanos… en fin un ambiente desconocido hasta ahora para mi…

Eran las 15:00h., comí deprisa, fruto de mi impaciencia, en una cafetería cercana para no perderme lo que iba a suceder… y esperé durante dos horas más. El tiempo pasaba lento… no sabía muy bien qué hacer… si me hubiera llevado un libro no me habría concentrado al leer, si me hubiera llevado una consola portátil me habrían ganado porque no me habría concentrado al jugar, si me hubiera llevado un reproductor de música me habría puesto más nervioso por no poder escuchar en directo los ruidos que surgían en el silencio… en definitiva, hice bien en no llevarme nada…

Mi reloj marcaba las 17:05h., no paraba de dar vueltas en esa maldita sala y tampoco era consciente de que en mi vida se estaban produciendo cambios… miraba a la puerta… y nada… me di cuenta que mi familia tenía la mirada perdida, sin una palabra en la boca… todos éramos mentes pensantes de hechos alegres, pero también terribles…

Llegaron las 17:25h. pasadas y mis ojos tenían una dirección fija y evidente: el pomo de esa puerta, a través de la cual llegaría una noticia, pero no una cualquiera, sino “La Noticia”.

Y de repente, la puerta se abrió… y detrás de ella se encontraba mi cuñado emocionado con su primera hija, con la primera nieta, con la primera sobrina, con mi primera sobrina… fuimos corriendo, tirando nuestras cosas por el suelo, esquivando todo aquello que se ponía por medio, hasta que la cruzamos. Era la niña más bonita del mundo, era el momento más tierno y más emotivo que había presenciado hasta entonces… me di cuenta de algunas cosas… he aprendido tantas otras…

Nunca pensé que querría tantísimo a una persona que durante 9 meses no conocía y que en un minuto se convirtió en un pilar de mi vida… Cada vez que la veo se me para el tiempo, me da paz, alegría, me transmite sentimientos y sensaciones que jamás había sentido por nadie… ¡Qué grande y qué pequeño es el ser humano a la vez! ¡Qué magnífica es la naturaleza!

Y mientras duerme… la miro pensando en lo feliz que me siento.